Visiten nuestra nueva página,
https://laplenacaribe.wordpress.com/

jueves, 25 de febrero de 2016

¿Y la Capital de la Vida para lo Jóvenes qué?

En el 2015 un grupo de estudiantes fueron cruelmente agredidas por la Policía
Barranquilla es una ciudad que deslumbra al país con sus características geográficas y culturales; rio y mar; carnaval y una sola gozadera. Es una ciudad de gente alegre y guapachosa, gente amable y trabajadora. Pero ella, nuestra hermosa Barranquilla, no se escapa de las consecuencias de un conflicto que por algunos “grandes colombianos” sigue arraigado en esta parte de la patria.

Una de estas es la brutalidad policial, en donde ni el perrito de la esquina más famosa de Curramba se salva. De estas acciones cobardes son víctimas mujeres, ancianos, niños, jóvenes, adultos, etc., sin importar si quiera en qué estado se encuentren dichas personas. Para esos casos la Policía Nacional sí que sabe de leyes, pero leyes como la ley del más fuerte, como están muy armados en todos los casos se hacen los más machos y los más valientes. 

Desde la Juventud Rebelde Atlántico rechazamos los actos ocurridos en el barrio 7 De Abril, en donde un joven de tan solo 16 años fue asesinado por un uniformado de la Policía, simplemente porque se encontraba grabando un maltrato hacia la comunidad. El joven recibió un disparo en el pecho.

¿Es que acaso no podemos denunciar sus abusos, así como otros “grandes periodistas” mediante videos remueven a funcionarios de sus cargos y colocan el país patas arriba por situaciones insignificantes? ¿Es que acaso si quiera pueden respetar nuestro derecho a la vida? ¿Qué representamos los y las jóvenes en esta ciudad para la Policía, robos, terrorismo, vandalismo?

Las y los jóvenes somos símbolos de paz, amor, arte, deporte, cultura, etc. No podemos estar condenados a la muerte por situaciones tan intolerantes como esta, mucho cuando son de parte de aquellos llamados a “protegernos”.

Hacemos un llamado a toda la población barranquillera para que se manifieste sobre estos hechos tomando cartas en el asunto y exigiendo la suspensión y judicialización de los uniformados involucrados, sin importar su rango. De igual forma a los gobernantes para que demuestren real interés de convertir a Barranquilla en una “capital de vida” y así no siga siendo más la “capital de muerte y desolación” de hoy en día.

Somos la generación de la paz con justicia social.
Somos la generación de la segunda y definitiva independencia.









0 comentarios:

Publicar un comentario